orange bikes

2016

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

RIESE & MÜLLER: LUJO ELÉCTRICO SOBRE DOS RUEDAS

 

19 DICIEMBRE 2016

 

Esta temporada tenemos una lujosa incorporación a nuestro catálogo, algo que veníamos deseando desde hace ya un par de temporadas pero que no había podido ser por unas razones u otras. Pero de manera muy reciente, Riese & Müller contactó con nosotros y ahora tenemos la posibilidad de ofreceros todo su catálogo, no sólo Birdy como hasta ahora y desde casi ya una década.

¿Y que es el resto del catálogo de Riese & Müller? Pues una auténtica maravilla en vehículos eléctricos, los Porsche de esta modalidad. En esta marca alemana, no podían fabricar  bicicletas eléctricas al uso, como la de la inmensa mayoría de las marcas. R&M siempre se han caracterizado por innovar tecnológicamente en todos sus productos, y la mejor prueba de ello es la legendaria Birdy.

En el resto del catálogo, podemos diferenciar dos partes, las E-Bikes y las E-Cargo. En ambas partes del catálogo, hay un nexo común de unión, y es la motorización, que, Riese & Müller a confiado a la mejor marca en el panorama internacional, que no es otra que la también alemana Bosch. La mejor por su fiabilidad de producto, flexibilidad y variedad de opciones.

Hablemos ahora de las E-Bike. Aunque el catálogo está fundamentalmente dirigido al transporte urbano y sobre asfalto, cubren también el hueco de la bicicleta de montaña con dos modelos, la Charger Mountain, rígida, en rueda 29” y con versión para dama y caballero, y la Delite Mountain, de doble suspensión y de rueda 27,5”. Con esos dos modelos Riese & Müller cubre una necesidad con más que buena nota aunque la montaña nunca fue una especialidad en su catálogo.

Sigamos el recorrido. El resto de bicicletas de su catálogo que, sirven tanto para hacer cicloturismo o rutas como para el uso urbano, aunque hay algunos modelos más orientados hacia una faceta que a la otra. Es una máxima válida para bicicletas eléctricas o convencionales, y es algo lógico,lo que sirve para hacer rutas de miles de kilómetros, sirve para ir a trabajar a diario.

Aquí nos encontramos el resto de modelos… si hiciéramos un recorrido desde más cicloturistas a menos, podría ir así la cosa, Charger, en todas sus versiones, bicicleta rígida con infinidad de variaciones, con versiones para dama y caballero en mucha de ellas, luego la Delite, doble suspensión y múltiples versiones, tan polivalente que incluso en esa gama tenemos la variante de montaña antes mencionada. Luego podríamos situar a otros tres modelos, Homage, Culture y Avenue, también con doble suspensión, y la Roadster sería la que estaría más “in the middle of the road”, como dirían los anglosajones, esta ya sólo con suspensión delantera como el resto que nombraremos con una sola excepción.  Después situaríamos a la gama Cruiser, con versión para dama y caballero, con un cuadro de líneas más clásicas, al igual que ocurre con la Swing, con ese eterno cuadro de barra baja con líneas redondeadas. La Nevo cerraría esa línea urbana, si hablamos de ruedas grandes (26”, 27,5” y 700 C), pero en Riese & Müller no podían olvidar a las ruedas pequeñas, y hay dos modelos de rueda 200” que son una auténtica maravilla, la Tinker y la Kendu, esta última con doble suspensión.

Ahora vamos a la otra parte más importante de este catálogo. Sus variaciones y combinaciones lo hacen único. Sobre la excelente base que representa cada uno de sus cuadros, las variaciones en cada modelo son enormes. Puedes encontrar versiones con cambio externo, en 10 u 11 velocidades y con Shimano Deore y XT. Hay versiones en cambio interno con Shimano Nexus de 8 velocidades o el revolucionario Nu Vinci 380SE de accionamiento continuo, y dentro de ese mismo cambio, la versión Automatic en la que el ciclista se olvida de tocar el mando para cambiar de velocidad. Frenos todos hidráulicos, bien sean los legendarios Magura HS33 de pinza o Shimano, Magura o Tektro de disco, suspensiones Suntour o Fox, cubiertas Schwalbe…

Si esto era poco, aun hay más. Vamos a las posibilidades de montaje a la carta. Todas las bicicletas vienen con el display Intuvia de Bosch, pero con la posibilidad de montar el nuevo Nyon con GPS incorporado. Casi todas las bicicletas vienen con una batería de 500 Wh. Pero las pocas que llevan de 400 Wh admiten la posibilidad de ampliarlas a 500 Wh… y aún hay más. En todas las que lo permiten por cuadro, se puede ampliar esa capacidad hasta 1000 Wh instalando una segunda batería. Con esta configuración, estamos hablando de conseguir una autonomía de hasta casi 400 kms. Impensable hace muy pocos años.

Otra particularidad. En muchos de los modelos, está la versión HS, en la que se equipa el motor Bosch Performance Speed, que impulsa la bicicleta hasta los 45 km/h. Ojo, esto, aunque todos las veamos como una bicicleta eléctrica, legalmente no lo es, se debe matricular, hacer seguro y demás, porque a los ojos de la ley, es un ciclomotor eléctrico.

También en algún modelo existe la posibilidad de mejorar las suspensiones.

Por último, y no menos importante, está la gama E-Cargo, que son bicicletas eléctricas de carga, vehículos tremendamente útiles para el transporte urbano e incluso, porque no, para hacer ruta en ellas. Tenemos dos modelos, con sus variaciones correspondientes. Estas son las Load, con suspensión delantera y trasera, y la Packster, que en cada uno de sus modelos tenemos las versiones 60 y 80, que hacen referencia al largo del espacio de carga. A esta gama del catálogo se le aplican las mismas consideraciones en cuanto a especificaciones, variaciones y montajes a la carta de la serie E-Bike, pero con un añadido, las diferentes opciones para habilitar el espacio de carga, desde un compartimento especial para llevar a dos niños hasta cajas o laterales para cerrar ese espacio de carga con diferentes alturas.

Un catálogo apasionante sobre todo para el uso en asfalto, cubriendo todas las necesidades que puedan surgir al usuario.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿ESTAMOS ANTE UNA BURBUJA EN LA BICICLETA ELÉCTRICA?

 

15 DICIEMBRE 2016

 

El otro día tenía una interesante conversación con un profesional de larga e importante trayectoria en el mundo de la bicicleta en nuestro país, como todas las que mantengo de manera muy placentera con esta persona, ya que siempre aprendo algo de estas charlas.

Hablábamos sobre la situación (más bien sobre el boom) de la bicicleta eléctrica en nuestro país, en Europa y en el mundo en general. Echábamos la vista atrás, y poníamos sobre la mesa datos recientes, con lo que surgieron interesantes teorías basadas en hechos del pasado y del presente. Evidentemente, servidor hablaba de la experiencia en este campo de los últimos trece años, que es el tiempo de vida de Orange Bikes, ya que nosotros empezamos casi desde el minuto cero de nuestra existencia a trabajar con este tipo de bicicletas, cuando no eran tan conocidas como hoy en día. Mi interlocutor, me daba datos muy interesantes  sobre años anteriores, en conversaciones que mantuvo con otros profesionales del sector en el extranjero, concretamente en países asiáticos.

Dejando de lado el caso de China, donde ha habido un uso de la bicicleta eléctrica desde hace mucho tiempo, pero única y exclusivamente como un vehículo de transporte, con modelos de gama baja, me relataba la conversación mantenida sobre la primera oleada importante de bicis eléctricas en Japón con un profesional de esa nacionalidad. Los datos eran muy interesantes, porque en Japón hubo una oleada de fabricación de bicicletas eléctricas a mediados de los años noventa, fundamentalmente de la mano de Yamaha y Panasonic, con motores centrales muy básicos en comparación con los que conocemos hoy en día, y todas ellas de diseño completamente urbano: cuadros de barra baja, cómodas y fáciles de usar. Decían que fundamentalmente estaban orientadas a un público de edad avanzada, para que pudieran desplazarse en una bicicleta sin tener que realizar grandes esfuerzos. Pero tras unos años, el interés general descendió bastante... como broma, mi interlocutor me explicaba que le comentaron que una vez se cubrió ese hueco de mercado, pues bueno, había que esperar a que hubieran más jubilados, porque los potenciales clientes no eran del tipo (por su edad) de ir comprando una bicicleta eléctrica nueva cada dos o tres años.

En nuestro país, justo en la mitad de la primera década de este siglo, se despertó cierto interés, también centrado en el desplazamiento urbano, que a mi siempre me ha parecido el hueco más importante a cubrir por este tipo de bicicletas. En esos años, también hubo mucho advenedizo que, de paseo por China para hacer otros negocios, descubrieron el "chollo"  de la bicicleta eléctrica en China, y hubo alguna que otra "inundación" de bicicletas provenientes de ese país básicamente con baterías de plomo, motores traseros o delanteros y escasa calidad, lo que provocó también la lógica oleada de problemas post-venta y la lógica desaparición de quienes habían traído esas bicicletas y la consecuente mala fama de los vehículos en algunos círculos.

Toda esta larga introducción, es necesaria para entrar de lleno en la situación actual. Demos un salto para llegar a bien entrada la segunda década del siglo 21. La evolución tecnológica ha sido impecable, Bosch lleva una larga temporada introduciendo y desarrollando sistemas eléctricos impensables hace una década, Yamaha se ha subido al tren rápidamente, aprovechando esa larga experiencia de más de dos décadas. Panasonic, que fueron los primeros que introdujeron esos motores centrales en Europa, se han quedado algo atrás y han surgido otras marcas como Brose (ojo, con tradición de más de un siglo en la industria automovilística) o Shimano con sus sistema STEPS.
Bueno... y si todo parece tan bonito, si técnicamente se ha avanzado tanto, si desde Europa se nos dice dia si y el siguiente también cuanto han crecido las ventas de bicicletas eléctricas... ¿A que viene esto de la "burbuja" en el mercado de la bicicleta eléctrica?

Todo parece perfecto pero no lo es tanto. Si, en Europa, en porcentajes, hay grandes aumentos de ventas, pero claro, tampoco es algo que pueda sorprender, y me refiero a los porcentajes. Si antes se vendían mil bicicletas en un país y al año siguiente se han vendido dos mil, el aumento en porcentajes es enorme pero no lo es tanto en unidades. Ojo, esto no quiere decir que la bicicleta eléctrica esté viviendo un enorme aumento en las ventas, que esto es completamente cierto. Pero hay problemas que poco a poco el público va percibiendo. El más importante es la falta de disponibilidad de este tipo de bicicletas, incluso por parte de las marcas de más renombre e importancia en este campo, y no hace falta nombrarlas. Se dice el pecado pero no el pecador.
Esto no es el primer año que ocurre, y las excusas siempre son las mismas y muy típicas, como " hay que programar a principio de temporada", que es la más manida. Pero esto no es cierto cuando hay una gran cantidad de modelos que no llegan hasta incluso la segunda mitad del año, cuando, debido a la extraña e ilógica tendencia del mercado forzada por los fabricantes, se están empezando a presentar modelos del año siguiente, al menos en bicicletas convencionales.
Pero yo tenía una teoría, y se confirmó después de una conversación muy esclarecedora con una figura muy importante dentro del mundo de la bicicleta a escala internacional. Cuando le expuse mi teoría, confirmó todas mis sospechas. Su respuesta fue "No puedes estar más acertado, para que te hagas una idea si es así, Bosch no ha admitido clientes nuevos para el año 2017..." Mi teoría no era otra que los suministradores de motores no estaban por arriesgarse y ampliar infraestructuras para suministrar unos sistemas eléctricos que si, hoy y mañana podían ser demandados, pero quien sabe que pasará dentro de tres o cuatro años. Montar una fábrica para una marca como Bosch o Yamaha no es una inversión que se amortice en dos o tres años, y me parece que esas cifras no están tan claras en estas multinacionales cuando los hechos son los comentados.

El otro punto que confirma de manera muy clara estas precauciones que exhiben los fabricantes de sistemas eléctricos para bicicletas es la tímida entrada de Shimano en este mundo. Ellos tienen la tecnología, la experiencia y la potencia empresarial para poder entrar, y, repito, la entrada ha sido muy tímida, y no es razones técnicas, su sistema es de una calidad innegable y ellos cuentan con grandes ventajas tecnológicas, como, por ejemplo, poder crear sistemas en conjunción con la gama de cambios electrónicos Di2. Aun así, y aunque hayan habido un buen número de fabricantes que los equipan, su entrada en este campo ha sido precavida.
Evidentemente que la bicicleta de montaña eléctrica, que es donde se ha recogido la mayor parte de este hype que nos arrasa, ha venido para quedarse. Evidentemente que con estos nuevos sistemas el desplazamiento urbano en bicicletas eléctricas van a tener un importante impulso, o en el campo del cicloturismo, pero de ahí a parecer que en un par de años todos iremos en bicicletas eléctricas, como algunos quieren hacernos creer, hay un gran trecho. Y si en una bicicleta eléctrica, la gran parte del coste de la misma se va en ese sistema eléctrico, motor, batería, display y controlador, no es de extrañar que esas grandes multinacionales tengan todas las precauciones del mundo a la hora de valorar sus cifras de producción. Evidentemente que la fabricación de esos cuadros específicos para alojar los motores centrales también suponen un aumento en el coste de producción de una bicicleta eléctrica, pero no lo es tanto como lo relativo al sistema eléctrico.
A todo eso hay que añadir que, si uno quiere adquirir una bicicleta eléctrica con alguno de estos sistemas, la broma no baja de los dos mil euros. Por lo tanto, y dada la longevidad de estos sistemas si se les da un mantenimiento adecuado, tampoco parece que los cambios de modelo se van a suceder tan rápidamente como en una bicicleta convencional. Creo que habrá que esperar algún tiempo a que el mercado se estabilice, que las cifras de ventas tengan una cierta profundidad gracias a los históricos de dichas ventas para ver como queda el creciente mercado de la bicicleta eléctrica a escala mundial, y por supuesto, en nuestro país.

 

 

ORANGE BIKES

CALLE GUILLEM SOROLLA 1 BAJO

VALENCIA 46001

ESPAÑA

TFNO  (0034) 963917551

EMAIL info@orangebikes.net

SIGUENOS EN