Mejor-bicicleta-urbana

Hace meses que no uso el transporte público. No más aglomeraciones ni llegar tarde al trabajo porque el bus viene con retraso. Es que usar la mejor bicicleta urbana ha sido una de las mejores decisiones que he podido tomar. Llego temprano al trabajo, me olvido de pagar gasolina y parking, y además puedo salir de casa cuando quiera sin tener que mirar el horario del bus.

Eso sí, para llegar a tener una buena bici que cumpliera mis expectativas, tuve que mirar un par de cosillas como el tipo de ruedas, las marchas, el sillín o qué accesorios admite.

¿Qué deberías buscar antes de comprar tu nueva bicicleta urbana?

Personas-montando-bicicleta

Antes de irte de frente a comprar una nueva bicicleta urbana para ir al trabajo o hacer recados, es importante tomar en cuenta una serie de factores para poder dar con una que se convierta en tu medio de transporte cómodo y fiable.

Ten en cuenta la distancia que tienes que recorrer a diario y el tipo de terreno, si es pavimento, gravilla, tierra o adoquinado, ya que esto variará el tipo de ruedas que necesitas y hasta otras cosas como amortiguadores. De esta manera también sabrás qué tan cómoda necesitas que sea la bicicleta para atacar el terreno que transitarás.

También debes mirar las velocidades y el tipo de transmisión, así como la compatibilidad con cestas o bolsas para bici.

Posición de uso

Una de las primeras cosas que debes evaluar es la posición en la que queda tu cuerpo al usar la bicicleta. Para viajes más cortos que no necesiten de mucho esfuerzo, lo ideal es ir en una bici que te permita conducir en una posición erguida y relajada. Lo bueno es que puedes encontrar muchos modelos híbridos, urbanos y clásicos en esta modalidad.

Si las distancias que recorres son mucho mayores y además te encuentras pendientes exigentes, viene mejor que la bicicleta te permita una posición un poco más vertical o inclinada, ya que permite hace más esfuerzo durante tiempos más prolongados. Para esto, las bicicletas de triatlón, carretera y hasta montañeras van bastante bien.

Ahora bien, muchas veces nos encontramos una mezcla de ambos casos, con distancias moderadas, pero sin un esfuerzo físico tan acentuado. En esos casos, lo ideal es buscar el punto intermedio, es decir, una bici no tan erguida y relajada, pero tampoco tan vertical como las de triatlón. En esta modalidad puedes conseguir bicis hechas para el uso urbano, barra plana y de ruta. Suelen dar un buen equilibrio entre todos los factores.

Velocidades

Cuando hablamos de las velocidades, a muchos usuarios les resultan más que suficientes las bicicletas con una sola velocidad, ya que suelen conducir en terrenos planos todo el tiempo. Ahora bien, si tienes que confrontar alguna que otra pendiente, lo ideal es comprar una bicicleta con velocidades, de las que puedes encontrar modelos perfectos para el uso en ciudad y que pueden tener de 2 hasta 27 velocidades.

De todas formas, siempre viene bien que sepas los tipos de transmisiones y velocidades que hay disponibles, sus ventajas y desventajas:

  • Transmisiones externas: las bicis con varias velocidades, de normal tienen sistemas de transmisión externos, de hecho, lo puedes encontrar en la mayoría de bicicletas de montaña, de carretera o urbanas. Son el típico sistema de piñones conectados en la parte delantera con los pedales, que a su vez van unidos a los piñones de atrás por medio de una cadena. También tienes el desviador, que se encarga de mover la cadena entre los piñones para variar las velocidades una vez que tú cambias la velocidad.

Probablemente la única desventaja de estos modelos es que requieren cierto mantenimiento regular, pero son muy fiables y permiten hacer los cambios de forma suave y fluida. De normal, las encuentras entre 18 y 27 velocidades, aunque hay modelos de hasta más de 30.

  • Cambios internos: este sistema de transmisión tiene la ventaja de que no tienes piñones o muchas otras partes móviles expuestas, sino que están cubiertos dentro del eje central de la rueda trasera. De hecho, se parecen mucho a las bicis de un solo cambio, pero en realidad pueden darte hasta 6 velocidades u 8.

Entre sus beneficios está el hecho de que puedes hacer los cambios con la bici detenida, cosa que es imposible con un sistema de transmisión externa. También es cierto que para muchos resulta más fácil hacer los cambios en subida con este tipo de sistema de transmisión. Es cosa de que lo pruebes por ti mismo.

El mantenimiento también es prácticamente mínimo, ya que todos los componentes están protegidos y bien cubiertos dentro del eje de la rueda, así que no entra nada de agua, polvo o tierra en el mecanismo de cambios. La única previsión que debes tener es mantener la cadena bien lubricada, limpia y con la tensión apropiada.

  • Transmisiones fijas o de una sola velocidad: transmisiones de una sola velocidad vienen en bicicletas que no permiten cambio de marchas, ya que solamente tienen un piñón delantero y trasero. Gracias a eso son de muy poco mantenimiento, ya que no tienes que ajustar o reparar cambios. Y, aunque no tengan velocidades, son ideales para uso en ciudades y trayectos planos.

Las fijas también tienen una sola marcha, pero varían en el sentido de que los pedales siempre están en movimiento. Es decir, en una bici de 1 sola marcha puedes parar los pedales mientras vas en movimiento y adoptar una posición de reposo; en las fijas, mientras las ruedas se muevan, los pedales también lo harán.

  • De correa: se trata de una correa hecha con materiales de alta calidad y resistencia como la fibra de carbono de uso pesado. La gran ventaja de usar transmisiones con este tipo de correa es que te evitas problemas de falta de engrase, y además se mantienen bastante limpias. También es cierto que pueden durar hasta el doble de tiempo que una cadena tradicional.

Las correas se usan normalmente en bicicletas de una sola velocidad y también en las de transmisión interna. Aunque también hay otras variedades de bici que las pueden incluir, no son tan comunes en otros tipos de transmisiones.

Lo que sí es posible es conseguir muchos tipos y estilos de bici con correa, afortunadamente también tendrás esta opción en bicicletas urbanas. Solo ten en cuenta que son más costosas que las cadenas, cosa que tal vez no te pese cuando veas lo cómodas, silenciosas y duraderas que son. Esto ayuda a que la bici se sienta realmente bien.

Frenos

 4188c1CImvL

Para las bicicletas urbanas es fundamental que los frenos sean de calidad y que te permitan frenar con mucha agilidad. Nadie quiere encontrarse de frente con algún otro ciclista desprevenido o hasta un coche y no poder frenar a tiempo. Por eso, te comentaré un poco sobre los tipos de freno que encontrarás y sus características:

  • Frenos de zapatas: es el típico freno que encontramos en la mayoría de bicicletas de baja gama, pero también en modelos de gama alta, como algunas bicis de competición. Se trata básicamente de dos zapatas de goma, o algún material similar, ubicadas a los lados de la llanta y que van apretándola a medida que frenas para bajar la velocidad y detener las ruedas.

Por su confiabilidad, rapidez en la frenada y facilidad de mantenimiento resultan en frenos bastante populares y que seguramente encontrarás en la mayoría de bicicletas del mercado. También son bastante más asequibles que los frenos de disco, por ejemplo.

  • Frenos de disco: estos frenos provienen en realidad de los utilizados en coches y motos y son, en realidad, una excelente opción por su calidad de frenada. Es que pueden darte frenadas mucho más intensas y en seco si así lo necesitas y sentirás mucho más control de tu bicicleta.

Básicamente llevan una pinza de freno con dos pastillas a los lados de un disco de freno. De estas pinzas, una va fija y la otra hace presión sobre el disco apenas aprietas la maneta, bajando la velocidad hasta detenerse. Aunque también hay modelos más costosos de frenos de disco con pinza hidráulica que hacen mucha mejor presión, ya que ambas pastillas se accionan a la vez mediante el uso de líquido hidráulico. Se asemeja aun más a los frenos de coches y motos y consigue frenadas mucho más seguras y gran control sobre la bicicleta.

Se consiguen en muchas bicicletas urbanas, de carretera y sobre todo de montaña por su buena frenada. Requieren muy poco mantenimiento y dan un rendimiento bastante superior.

Funcionalidad en la vía

Bici-urbana-roja

La mayoría del tiempo, cuando usamos nuestra bici urbana como medio de transporte, solemos conducir sobre pavimento directamente en la calle o en carriles bici o ciclovías. El tema es que no siempre hay carril bici y tampoco el 100% de la vía suele estar en buen estado, ya que puedes conseguir grietas, baches, montículos y demás.

Por eso es que también es fundamental que, antes de comprar una bici urbana, mires el tipo de ruedas que trae y el tamaño, ya que es fundamental para asegurarte de que vayas cómodo y seguro en la mayoría de terrenos.

  • Tamaño de la rueda: lo primero que hay que mirar son las pulgadas de la rueda, ya que es la medida más importante. La mayoría de bicicletas urbanas suelen venir con ruedas de 28 pulgadas, que ya de por sí son bastante cómodas. Ahora bien, en bicicletas de montaña también es posible encontrar modelos con ruedas de 26 y 27.5”, que al ser más pequeñas te dan un poco más de facilidad de maniobra, mayor fuerza y un peso más ligero.
  • Selección de las ruedas: también es importante mirar el tipo de rueda o cubierta, ya que es la parte que proveerá a tu bicicleta de amortiguación y protección contra los baches e irregularidades del camino. Claro, que en el caso de bicis de montaña o similares que incluyan amortiguadores, no son la única parte que amortigua.

Ahora bien, para el uso en ciudad, lo más común es que las bicicletas vengan con ruedas lisas o bien con patrones poco profundos, los cuales son más que suficientes para las calles de la ciudad. Aunque sí te digo que tengas cuidado si te encuentras pequeñas grietas o suelos de azulejos, ya que las ruedas más lisas o delgadas pueden encajarse y hacerte perder el equilibrio.

Lo bueno es que, en su mayoría, las bicicletas urbanas suelen venir con ruedas un poco más anchas que las de carretera, dando una mejor tracción y agarre. También tienden a llevar cubiertas un poco más gruesas y duras para resistir mejor los pinchazos, problema habitual en las ciudades.

  • Tamaño de las ruedas: muchas personas piensan que las ruedas de su bici durarán para siempre, pero nada más alejado de la realidad. Es importante hacer un chequeo regular y mirar el estado de las cubiertas, ya que al tener mucho desgaste pierden tracción, pueden pinchar fácilmente y además se pueden convertir en un peligro.

Cuando llegue el momento de hacer el cambio de cubierta, o bien de cámara porque has tenido un pinchazo, mira las medidas al lateral de la cubierta. Normalmente verás un número como 700×28. En estos casos, el 700 se refiere al diámetro total de la rueda, que se corresponde con las pulgadas de tu rueda, y el 28 tiene que ver con el grosor de la rueda en milímetros.

De normal, las bicis urbanas llevan ruedas de 700×28 a 700×42 en el caso de ruedas gruesas.

Funciones y características especiales para el día a día

Una bici urbana no lleva el mismo uso de una montañera o de carretera. Las urbanas deberían estar pensadas también para hacer recados, ir al trabajo o el super, y todo lo que ello conlleva. Por ende, es importante tener en cuenta si tu nueva bici te puede ofrecer las siguientes comodidades:

  • Compatibilidad con alforjas, cestas o parrillas: para ir al trabajo o hacer recados, siempre viene bien tener a la mano alguna manera de llevar cómodamente nuestras pertenencias personales en la bicicleta. Una manera de hacerlo es instalando cestas en la parte delantera o trasera, o bien parrillas para acoplar alguna bolsa o alforja.

Así que, te recomiendo fijarte en si la bicicleta ya viene con alguno de estos soportes o si es compatible, es decir, si ya tiene los agujeros y espacios dedicados para que puedas instalarlos. No des por sentado esto, ya que lamentablemente no todas las bicicletas incluyen este tipo de compatibilidad con accesorios.

  • Compatibilidad de guardabarros: en muchos casos, las bicicletas urbanas ya incluyen guardabarros trasero y delantero, lo cual es ideal para evitar que el agua de lluvia o de algún charco nos salpique y manche la ropa. También, si usas la bici sobre algún trayecto de tierra, evitas ensuciarte.

Sin embargo, pasa lo mismo que con las bolsas o cestas, no todas las bicicletas son compatibles con guardabarros. Por eso, antes de comprar, piensa si en tu ciudad suele llover o si alguna parte de trayecto es de tierra, así sabes si necesitarás el guardabarros o no.

  • Apariencia y estilo: en el mundo de las bicicletas hay demasiadas opciones disponibles, no solo en cuando a funcionamiento, transmisiones, ruedas o tamaños, sino también en estilos, formas de marcos y manillares, colores y acabados. Y en muchos casos, lo bueno es que también es posible modificar la bicicleta a tu gusto para que se parezca más a ti.

Talla y tamaño de la bici

Tener una bicicleta puede ser una pasada, sentir la brisa en el rostro, evitar los atascos del tráfico y llegar a tiempo al trabajo o simplemente dar un paseo por la tarde. Pero si escoges mal la talla, puede resultar bastante incómodo. Por eso es importante hablar un poco sobre el tamaño de la bicicleta y cómo asegurarte de que se adapta bien a ti:

  • Relación entre la altura del marco y tu cuerpo: si te montas en la bicicleta sin pedalear, simplemente con tus pies apoyados planos sobre el suelo, se supone que debería quedar una distancia de entre 2.5 y 5 cm entre el tubo más alto del marco y tu entrepierna. Recuerda que el tamaño del tubo no es ajustable, sino que es fijo, así que luego no podrás hacerle ningún ajuste.

Esta relación es importante por seguridad, ya que está pensada en que, si te llegas a ir hacia adelante por una frenada muy fuerte o algo por el estilo, te puedes golpear la entrepierna con el marco. Créeme, no querrás eso.

  • Altura del sillín: sentarte cómodamente en la bicicleta es una de las cosas más fundamentales. La altura del sillín debería permitirte una posición que te de facilidad para hacer fuerza sobre los pedales y mover la bicicleta, así como mantener la rodilla ligeramente doblada durante la parte de mayor estiramiento de la pedaleada.

Ya sé que probablemente pienses que esto no es tan importante porque realmente a la mayoría de las bicis le puedes ajustar la altura del sillín. Y si bien esto es cierto, el tema es que, si es demasiado alto para ti, tendrás que bajarlo al máximo y la tija quedará oculta, y si es demasiado bajo para ti, puede que ni usándolo a la altura máxima te vaya bien.

  • Distancia del sillín al manillar: a esta medida se le suele conocer como el alcance, y es fundamental para sentirse cómodo en cualquier bicicleta. Si la distancia es muy amplia, te verás estirando los brazos sobremanera y forzando la posición de la espalda, lo cual puede llevar a dolores y hasta posibles lesiones. Por el contrario, si la distancia es muy corta, te sentirás casi encerrado en tu bicicleta, con poca libertad de movimiento.

Escoge el sillín

 416Lod0VpUL

El sillín es uno de esos temas que a todo ciclista le preocupa. No en vano existen sillines acolchados con gel y otros materiales, e incluso pantaloncillos de ciclismo con refuerzos y acolchados especiales para evitar dolores y otras molestias. Y aunque muchas personas tengan problemas con sus sillines, te tengo un par de recomendaciones para que termines con una bicicleta incómoda y con dolores en tus zonas más delicadas.

Una de las primeras cosas que puedes hacer es probar alguno que otro sillín antes de decidirte por el tuyo. Si tienes amigos con bicicletas o sillines diferentes, pídeles probarlos para ver qué te viene mejor.

Otra opción es verificar que tu sillín actual esté bien ajustado. Verás, muchas veces la incomodidad o molestias del asiento vienen ocasionadas por un mal ajuste, así que dale un vistazo a la altura del sillín y, si te lo permite, al ángulo y la posición horizontal. Todo esto puede estar afectando negativamente tu comodidad.

Ahora bien, si tienes los ojos puestos en una buena bici y lo único que no te convence es el asiento, no te preocupes. Es que, en la mayoría de bicicletas urbanas, el sillín es algo que puedes cambiar más adelante y que tampoco supone un gasto grande.

Los puños

 41dPX7TnrCL

También llamados manguitos, son otra parte importante de la comodidad de tu bicicleta. Puede que a algunos usuarios no se les haga tan relevante, sobre todo si emplean su bici en trayectos muy cortos o con poca frecuencia. El tema es que, si en realidad usas mucho la bicicleta, usar unos puños baratos o de mala calidad puede ser molesto en las manos y las muñecas, ya que tiendes a usar más presión o gastar más las manos.

Por ende, tener unos puños ergonómicos que se adapten a la forma de la mano y sean acolchados puede ser un buen alivio, además de que no son costosos. Fácilmente puedes cambiarlos sin tener que invertir mucho dinero.

Pedales

 51dkfkobgnL

Para la mayoría de usuarios que sacan su bicicleta en rutas regulares de ciudad y en trayectos cortos, los pedales básicos de plataforma serán más que suficiente. Ahora bien, cuando las rutas son más irregulares o largas, merece la pena mirar otros tipos de pedales como los de calapiés, que sujetan el pie desde arriba y así te permiten hacer la fuerza de la pedaleada también cuando subes el pie. Son recomendados también para rutas con lluvia o humedad porque evitan que se te resbalen los pies.

Finalmente tienes los pedales de clip, que se ven mucho más en bicicletas profesionales o de competición y que tienen un sistema que se adhiere a zapatillas especiales de ciclismo. Son muy seguras y fáciles de usar, además de que permiten ejercer fuerza durante todo el pedaleo, pero el inconveniente es que requieren de zapatillas especiales, así que no vienen siendo precisamente la opción menos costosa.

Tipos de bicicletas urbanas

Entre tantas opciones de bicicletas para ciudad, viene bien conocer de qué va cada una para escoger con mayor propiedad la que más nos guste:

  • Bicicletas de ciudad: son un concepto un poco moderno, y están diseñadas para soportar el desgaste y condiciones de la ciudad. Con el ocasional trayecto de gravilla o tierra. De normal están diseñadas para mantener una posición erguida y relajada, son compatibles con cestas, alforjas, parrillas y guardabarros, y además vienen con ruedas gruesas para ciudad o con patrones bien marcados para dar suficiente tracción.

Puedes encontrar modelos con cada tipo de transmisión, así que seguramente encontrarás lo que necesitas para medias y largas distancias en entornos urbanos.

  • De barra plana: tienen un balance entre bicicleta de carretera y bicicleta urbana, ya que mantienen la posición de pedaleo erguida y relajada, pero un poco más inclinada que las urbanas, por lo que están geniales para distancias largas. Suelen ser de marcos bastante ligeros y pueden venir hasta con 33 marchas.
  • Bicis híbridas: mezclan aspectos de bicicleta de montaña, de paseo y de carretera, por ende, vienen genial para paseos por diversión y también para la ciudad, ya que suelen tener buena amortiguación para caminos complicados y además tienden a venir con ruedas anchas y de diseños pensados en dar la mayor tracción posible para tierra, pavimento, gravilla y más. Permiten una posición relajada y erguida y generalmente incluyen freno de disco.
  • De una sola velocidad o transmisión fija: son muy minimalistas, cómodas y guapas, además de que requieren poco mantenimiento. Las de una marcha te vienen bien para soltar un momento los pedales e ir con el movimiento, mientras que las fijas son mejores si te gusta mantenerte siempre pedaleando. Muchas son compatibles con cestas, alforjas y demás, y también permiten una posición bastante erguida y relajada. Sin embargo, hay modelos para uso un poco más agresivo que favorece la velocidad, lo cual no siempre es ideal para el ciclista urbano.
  • De carretera: son las ideales para distancias muy largas. El problema es que no son compatibles con alforjas, cestas y demás, así que muchas veces no serán tan ideales como medio de transporte diario. En realidad, por su diseño y características, están más pensadas para la velocidad y largas distancias más propias de un ciclista de competición.
  • De paseo: son pensadas para paseos largos y por eso suelen ser compatibles con parrillas, cestas y alforjas de gran tamaño. También ofrecen excelente tracción para casi cualquier tipo de terreno y se suelen llevar en una posición erguida y relajada, pero yendo más a la posición vertical, más atlética. Sin embargo, tienden a ser pesadas.
  • Portátiles y plegables: una de las mejores opciones para ciclistas urbanos que necesitan subirlas a la oficina, o que de vez en cuando deben tomar el transporte público y necesitan subirlas ocupando el menor espacio posible. Puedes encontrarlas en modelos de 26 pulgadas, pero lo cierto es que son más comunes en 20”, por lo que pueden resultar un poco pequeñas para algunos usuarios.
  • Eléctricas o con pedaleo asistido: cada día se hacen más populares y lo cierto es que para el verano o largas distancias vienen siendo una excelente opción. Algunos modelos son enteramente eléctricos, aunque otros solo activan su motor cuando pedaleas, por lo que se conocen como bicis de pedaleo asistido.

Ten en cuenta que, debido al motor y batería, tienden a ser pesadas, así que olvídate de subirlas por escaleras. Además, suelen ser costosas y tienes que estar pendiente de mantenerlas cargadas.

Las 7 Mejores Bicicletas Urbanas del 2020

1. Bicicleta urbana de aluminio para hombre FabriBike Light

 41AUa6ivWOL

Esta bicicleta de una sola marcha para el uso en ciudad gracias a esa mezcla que te da entre la comodidad y posición erguida y relajada de las bicicletas tradicionales, y lo atlético y rápido de una bicicleta de carretera, por ejemplo.

Destaca que su cuadro y horquilla son de aluminio, por lo que resulta bastante ligera y llega apenas a unos 9.5 kg. Aparte de ello, emplea ruedas de 28” y además incluye pedales con sistema similar al calapié usando cintas velcro para asegurarlo a los pies, por lo que podrás pedalear evitando deslices y con bastante seguridad.

Es de transmisión fija, usa freno delantero de zapatas y su manillar de estilo de cuernos incluye cinta.

  • 28” de comodidad y velocidad

2. Bicicleta urbana retro Milord 2018

 51CekhVYToL

Disfruta de viajes muy cómodos en esta bicicleta urbana retro o de estilo holandés gracias a sus ruedas de 28” y el asiento cómodo y con muelles que ayudan a amortiguar los impactos y vibraciones.

Me encanta que ya incluye ambos guardabarros y además viene con luz trasera y delantera. A su vez, viene con cesta delantera instalada y además monta una parrilla en la parte trasera para que lleves algo más o simplemente instales una alforja trasera si así lo deseas.

Viene con un par de puños bastante ergonómicos, transmisión de cadena externa de 3 marchas, pedales de plataforma y caballete para dejarla parada cuando no la uses. Tiene un freno de zapatas en la rueda delantera.

  • Al estilo holandés

3. Bicicleta de paseo Conor Malibu

 4183q4a1-0L

Si buscas una bicicleta para usar en ciudad que además te de la fiabilidad y seguridad de integrar cambios Shimano, no busques más, ya que esta cómoda bici seguramente será tu mejor opción. Posee 8 velocidades y además el cuadro es de buena calidad y de aluminio, con la barra del centro curvada por seguridad y estabilidad.

Tiene ruedas de 26” que resultan fantásticas para conducir por el pavimento con seguridad y comodidad e incluso viene con parrilla en la parte trasera para que instales una alforja o lleves lo que necesites sin preocupaciones.

También incluye luz delantera y frontal, al igual que guardabarros delantero y trasero, así que no tendrás que preocuparte por hacer este gasto más adelante. Tiene dos frenos de zapatas.

  • Con doble freno y accesorios

4. Bicicleta urbana Legend Siena

 51-m4Zv9q1L

Esta bici urbana eléctrica es un excelente ejemplo de una bici de gama media alta que te da un empujón en tus trayectos del día a día, ya que incorpora un potente motor y una batería de 36V que puede ofrecer una autonomía de 80 a 100 km, ya que se trata de una bici de pedaleo asistido bastante eficiente.

Tiene ruedas de 24 pulgadas y además cuenta con un cuadro de aluminio totalmente plegable, pudiendo reducirla a más de la mitad de su tamaño. Otra gran ventaja es que admite conexión USB y Bluetooth con móviles para controlar todo sobre tu bici y además incluye frenos hidráulicos de disco, ambos guardabarros, ambas luces y parrilla trasera.

  • Gran autonomía y muy compacta

5. Windgoo E-Bike B15

 51vAVyT07IL

Otra bicicleta urbana eléctrica con excelentes prestaciones para el transporte diario. Es que tiene un motor sin escobillas que puede llegar a un máximo de 25 km/h haciendo uso de su batería de 36V y 6 Ah, la cual permite un total de 15 a 25 km de autonomía dependiendo del uso que le des.

Ten en cuenta que no es la típica bici con pedales, sino que es enteramente eléctrica y se acciona mediante un acelerador. Lo bueno es que, a pesar de ser eléctrica, mantiene un bajo de 12 kg peso gracias a su ligero cuadro de aluminio.

Incluye ambas luces, ambos guardabarros, caballete y freno trasero de pinza mecánica. El sillín resulta cómodo y es ajustable.

  • 25 km/h sin esfuerzo

6. Bicicleta urbana NCM Hamburg

 51hqMFA8zIL

Si te gustan las bicicletas de estilo holandés y también quieres un poco de ayuda en el pedaleo, este modelo eléctrico es justamente lo que buscabas. Su motor te 250W permite alcanzar velocidades de hasta 25 km/h, aunque al ser asistida siempre puedes llevarla más allá con tu propio esfuerzo. También la puedes emplear sin usar el motor, como una bici normal, así que no hay problema si te quedas sin batería.

Me fascina que tenga suspensión delantera, hace muy cómodo cada viaje. A su vez, las ruedas son de 28”, incluye sillín de gel, cambio Shimano 7 de marchas y par de frenos mecánicos de disco. Te da unos 90km de autonomía, posee ambas luces, ambos guardabarros y parrilla trasera.

  • Viajes super cómodos y seguros

7. Bicicleta urbana AFX Oslo 460

 41fhw7FUyxL

Esta bicicleta posee ruedas de 28” ideal para atacar incluso los terrenos más complicados con comodidad, pero además viene con una suspensión delantera que alivia mucho más los golpes y dará lugar a viajes 100% cómodos incluso cuando haya baches.

Al mismo tiempo, viene con dos frenos de zapatas que terminan siendo muy seguros, fiables y de mínimo mantenimiento, mientras que sus 7 marchas Shimano te darán gran versatilidad en el pedaleo. Tiene pedales Shimano de plataforma, llantas de 26” de doble pared y un cuadro BTT de aluminio bastante ligero.

En cuanto a los accesorios, viene con luz delantera y trasera, par de guardabarros y dos puños bastante cómodos. El sillín es ajustable en altura.

  • Ligera, cómoda y segura

Las preguntas más frecuentes de nuestros usuarios

🚲 ¿Qué tipo de bicicleta es más fácil de usar?

Las bicicletas de montaña son un poco más duras para pedalear y la verdad no alcanzan tanta velocidad en el pavimento, por eso son más recomendadas justamente para trayectos de naturaleza. Sin embargo, son cómodas, con posición erguida y se pueden usar en muchas variedades de trayectos. Las híbridas también son muy cómodas, pero además son fáciles de pedalear.

🚲 ¿Qué bicicleta me vale para largas distancias?

Las bicicletas montañeras o también las hibridas que vienen con amortiguación delantera suelen ser bastante buenas para largas distancias que incluyen terrenos complicados o cuestas. Además, si escoges una con ruedas no tan gruesas, también van genial en pavimento, y es fácil conseguir muchas con excelente relación calidad precio.

🚲 ¿Las bicis de carretera son más difíciles de usar?

En principio son muy fáciles y cómodas en pavimiento, pero no tanto para caminos de tierra o gravilla, ya que sus ruedas son un poco más delgadas y no tienen ningún tipo de amortiguador.

🚲 ¿Cuánto debería gastarme en una bicicleta urbana?

Es fácil conseguir modelos bastante económicos alrededor de los 300€, aunque siempre es posible subir bastante más hasta llegar a modelos con cuadro de aluminio para ganar en ligereza que pueden rondar unos 400 o 500€ hasta modelos que puedan pasar más de 1500€.

🚲 ¿Cuál es la marcha más fuerte de una bicicleta?

La velocidad más dura más fuerte de una bici urbana siempre será la que corresponde al piñón delantero más grande y al trasero más pequeño. Es el cambio más alto, y el que requiere de mayor esfuerzo para mover la bicicleta. Se usa mucho para descender cuestas.

🚲 ¿Qué hay de la velocidad promedio en una bicicleta urbana?

Es fácil alcanzar entre 16 y 19 km/h para la mayoría de usuarios sin ninguna clase de entrenamiento. Ahora bien, quienes ya tienen más experiencia en la bici pueden alcanzar fácilmente velocidades de 22 km/h o incluso 30 km/h en caso de los más avanzados.

🚲 ¿Merece la pena ir al trabajo en bicicleta?

Aunque al principio pueda parecer un poco intimidante, es muy fácil comenzar a usar tu bici como medio de transporte diario y, a la larga, verás grandes beneficios en el ahorro de combustible y dinero, mejoras tus tiempos de transporte y además te ejercitas regularmente. No hay fallo.

Deja su mensaje